Los docentes de nuestro Liceo mantienen un ambiente de armonía y cordialidad, muestran frente a los estudiantes, espíritu de cuerpo, fomentar e internalizar en sus alumnos valores cristianos y hábitos positivos a través del ejemplo personal. Expresan compromiso cristiano, aportando sugerencias y/o soluciones inspiradas por la fe y participar en las diferentes actividades pastorales del establecimiento, demostrando actitudes de cumplimiento del deber y espíritu del trabajo, en sentido de fraternidad y solidaridad cristiana.